“Los empresarios tenemos un desafío de ser más abiertos a la comunicación externa y transparentar la manera en que manejamos nuestras empresas va a ayudar muchísimo a mejorar esa imagen y a que se genere ese vínculo que sin duda una sociedad como la nuestra necesita, para tener más empresas, más sanas y más empleo para todos”.

Buenos días a todos, realmente es muy fácil estar de acuerdo con todas las cosas que se han vertido acá. Hay gente con mucha más experiencia en la materia que la que tenemos nosotros. Creo que la exposición de Marcos Ayerra ha tocado toda la temática que nos trae hoy acá.

Quizás el matiz que podemos dar nosotros es nuestra visión o experiencia. Muchos de ustedes saben, Siderca tiene una tradición antiquísima en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y la empresa que la siguió, Tenaris, de la cual hablaré sobre su experiencia en el mundo, pasó a cotizar a partir de allí cuando salió a Bolsa hace 14 años en 5 países distintos.

Hoy Tenaris cotiza en las Bolsas de Buenos Aires, Mexicana, Italiana, Luxemburguesa y en el New York Stock Exchange. Quizás la experiencia más relevante y más rica para comentar sea la del New York Stock Exchange por su propia jerarquía y tamaño.

¿Cómo fue nuestra experiencia de todos estos años y cambios que se han dado en el último tiempo? Diría que hay beneficios, hay costos sin lugar a dudas y también hay impactos colaterales muy ricos que han fortalecido mucho la estructura de la compañía.

Los beneficios son obvios y todos los conocemos. Tenaris tuvo la oportunidad de hacer una captación de valor muy significativa. Su salida a Bolsa le redujo su costo de financiación también de manera significativa, lo cual apoyó mucho el posterior plan de expansión que tuvo luego de su salida a Bolsa y sus adquisiciones de empresas, fundamentalmente en el mercado norteamericano, y sin duda la liquidez que le trae al accionista minoritario y visibilidad de la información.

Quiero rescatar un comentario de Emilio Carazzai que me pareció muy relevante y en nuestro caso fue así: la cotización en una bolsa y con un alto nivel y la exigencia de transparencia apareada, de gobierno corporativo robusto a nosotros nos dio también una imagen y una visibilidad en un mercado muy demandante, como es el mercado petrolero internacional, muy significativa, que fue funcional a los intereses del negocio.

En cuanto a los desafíos, diría que sin duda hay costos. Hay un cúmulo de controles, de burocracia asociada, en particular si analizamos la génesis que tuvo la bolsa americana en el último tiempo. La aparición de la Ley Sarbanes-Oxley, con todo su marco de matrices de control, implicó un cambio y un desafío cultural muy grande para la compañía. Evidentemente, mucho del marco de la SOX y controlado por la SEC tienen en mente una cultura anglosajona que no hay duda que implica un desafío para las culturas de otras latitudes. Sin duda vemos que ha tenido un impacto muy beneficioso hacia adentro de la compañía. Esto fue destacado por Marcos Ayerra, la idea de la gestión transparente, de la visibilidad de la información siendo muy intensos dentro de todos los organismos de control de la compañía.

Quiero contar una anécdota que fue muy interesante. Al poquito tiempo de comandar una de las plantas, tuvimos un episodio. Nuestras instalaciones industriales tienen un sistema de evacuación de agua automático que cuando llueve evacúa los líquidos hacia el exterior. Pasó habíamos traído un mineral de hierro de Sudáfrica que tenía una coloración parecida a la de la tierra misionera, era medio colorado. Hubo una lluvia muy intensa y se prendieron las bombas de evacuación. Al día siguiente, que estaba soleado y divino, aparecieron un par de señoras haciendo kayak enfrente de nuestra planta sobre la evacuación de agua. A los cinco minutos teníamos un comentario en Facebook de las dos señoras.

Ahí viene el desafío, ¿qué hace uno? La antigua reacción era hacernos los osos y que pase el asunto. Pero esta vez no fue esta la reacción. Salimos a comunicar el hecho a las autoridades pertinentes. Pero también hicimos una comunicación pública de lo que había ocurrido e invitamos a las dos señoras a ver la planta y los planes de remediación que habíamos hecho. Al minuto siguiente volvieron a utilizar el Facebook para comentar cómo la compañía había reaccionado de manera tan efectiva frente a este hecho y con el dedo nos dijeron “que esto no vuelva a ocurrir”.

Es una historia con un final feliz, pero no hay duda que es un desafío. Este es el desafío que tiene el mundo empresarial cuando toma estas iniciativas, abrir el juego, comunicar, transparentar su gestión.

Puede ser un desafío comunicar gran parte de la gestión, pero no hay duda que cuando hay una constituency informada, que ve a una empresa transparente se genera un vínculo muchísimo mayor de la compañía con su entorno. Este es el aspecto más evidente y valioso que ha tenido esta experiencia para nosotros.

Creo que hay cuatro ritos que son claves, ya metiéndome en temas más específicos, que desde mi óptica vale la pena resaltar. Sin duda que hemos visto una SEC, Securities and Exchange Commission, que ha cobrado un participación y un profesionalismo muy significativos en el último tiempo y es uno de los actores principales.

La otra pata muy importante son los directorios. El rol de challanger y contralor interno como organismo de difusión de esta cultura de transparencia hacia adentro de las compañías es bastante importante y significativo.

También hay otros ritos que hacen a la actividad de una empresa cotizante en bolsa, son particularmente fuertes y tocan temas de lo mas trascendentales. Acá quiero hablar de la banca de inversión, por ejemplo. La cotización en bolsa, en una bolsa como la americana, similar a lo que ocurre en la Argentina, implica el reporting trimestral con su rito de conference-call, investor’s day, que es un evento anual que se hace en algún lugar accesible a todos los inversores pero fundamentalmente poblado por minoritarios. La semana pasada en el New York Stock Exchange fuimos invitados por los dirigentes de la bolsa norteamericana a tocar la campana de cierre de la sesión e hicimos nuestro investor’s day en la sede del New York Stock Exchange. Es realmente sorprendente ver el profesionalismo y la capacidad de los analistas financieros desafiando las decisiones de la compañía, y de una compañía a la que le va bien como la nuestra. Ni qué hablar de aquellas a las que les va mal: la verdad es que la pasan mal y son bien desafiados en ese ámbito. Esta es una pata que, a mi juicio, es bien relevante para generar este marco de transparencia y de desafío.

El proceso del Formulario 20-F. Hablaba con uno de los abogados y decía que, en su bufete, lo primero que hacen con un nuevo abogado que entra es mostrarle el 20-F de Tenaris. El Formulario 20-F (que exige la SEC a las empresas extranjeras que cotizan en el NYSE) es un documento donde uno transparenta toda la organización, la estructura corporativa, la marcha de los negocios y toda la matriz de riesgos asociados al negocio. Yo tengo que firmar en mi área de trabajo uno de ellos todos los años. El CEO de la compañía y el CFO son responsables, e incluso con consecuencias jurídicas y judiciales, sobre lo que ahí se escribe o se deja de escribir.

Yo cerraría con dos o tres reflexiones finales, aunque es muy difícil para nosotros y para nuestro lugar dar sugerencias. Parecería que hay mérito en el tema de tutor system, el sistema americano donde hay un sistema un poco más relajado. No el americano, el brasileño justamente, el novo mercado que va poniendo exigencias crecientes. Esto parece algo razonable para un mercado que, demás está decir, es muy inmaduro como el nuestro. Yo creo que el desafío está en trabajar no tanto en la cantidad de información (hemos visto que hay muchos sistemas regulatorios que requieren mucho requisito formal que al final no termina siendo sustantivo), cuando lo importante es que la información sea breve pero de muy buena calidad. Y que haya absoluta accesibilidad a la información. Hoy uno puede entrar al Yahoo Finance, a Bloomberg y ver muchísima información de nuestra compañía y de cualquier empresa listada sobre temas que son muy relevantes de la marcha de los negocios.

Los empresarios tenemos un desafío y, tomando las ideas de imagen que comentaba Javier Madanes, sin duda el ejercicio de ser más abiertos a la comunicación externa y transparentar la manera en que manejamos nuestras empresas va a ayudar muchísimo a mejorar esa imagen y a que se genere ese vínculo que sin duda una sociedad como la nuestra necesita, para tener más empresas, más sanas y más empleo para todos.

Muchas gracias.