“El famoso doing well, doing good  o “hacer bien paga”, lo creemos profundamente. Es decir, la buena conducta, a la larga, es redituable. Puede ser que perdamos algún negocio porque no queremos participar de cosas que no nos gustan o están fuera de nuestros programas éticos, pero a la larga eso crea valor, le da transparencia a la empresa, le da fuerza corporativa”.

Buenos días a todos, soy presidente de Holcim Argentina que es la subsidiaria local de LafargeHolcim que es la empresa de materiales de construcción más grande del mundo.

Para darle algunas pequeñas ideas, LafargeHolcim opera en 90 países, tiene ventas anuales de unos 30.000 millones de dólares, tiene una producción de 374 millones de toneladas de cementos, porque hoy en día no se puede hablar de cemento, ya que hay muchísimos tipos de cemento. Es una empresa franco suiza pero que tiene sede en Suiza y funciona bajo la ley suiza y los controles reguladores suizos.

La ley suiza tiene similitudes con la americana, sobre todo con la ley SOX o Sarbanes- Oxley Act, que es muy parecida al sistema regulatorio suizo: simplemente el sistema suizo es un poco más flexible, más conceptual y menos cuantitativo, es más bien cumplir con principios.

Voy a tratar de presentar cómo una empresa argentina tiene su gobierno en un contexto de una empresa multinacional. Ambas empresas, la local y la internacional, cotizan. Son empresas abiertas al mercado de capitales. Obviamente las circunstancias, los reguladores son diferentes. Las magnitudes son diferentes.

¿Cómo se ha estructurado todo esto? La empresa madre, LafargeHolcim en Suiza, ha emitido una serie de principios rectores que son aplicables a todas sus empresas en los 90 países en que tiene sedes y empresas funcionando. Cada empresa local tiene que adecuar sus normas de comportamiento a esos principios rectores. Yo voy a mencionar brevemente algunos de esos principios rectores pero por razones de brevedad he tratado de simplificarlos. Querría comentarles algunos de ellos porque son muy interesantes y marcan la política global de la empresa que ha sido difícil de instituir.

Holcim Argentina es la fusión de dos empresas familiares locales: Juan Minetti y Corcemar.  Estas fueron compradas, se fusionaron y a lo largo de los últimos 20 años se trabajó en un gran cambio para pasar de ser empresas familiares, con todos los problemas y virtudes que éstas tienen, a ser empresas internacionales que tienen que cumplir con una serie de reglamentos que van mucho más allá de los reglamentos habituales aplicables a empresas locales y familiares.

El punto número uno es el foco en el cliente. Hay que mirar al cliente: éste es principal foco para toda la actuación de la empresa. Ver qué es lo que hace, qué es lo que necesita, como también cuál información del cliente, para hacer research and development, para darle los productos que necesita. No es lo mismo un cemento para hacer un edifico de 30 pisos que para hacer una vivienda familiar. Entonces, ¿qué ha hecho Holcim? Produce distintos tipos de cemento de acuerdo a las necesidades del cliente.

Es muy distinto el cemento de una carretera, al cemento que se usa para hacer un dique y esta reacción de la empresa de acuerdo a una necesidad del cliente ha llevado a que antes se hablaba de “cemento” y ahora se habla de “cementos”. Hay infinidad de variedades de cemento.

Por supuesto, para una empresa es muy importante lograr resultados positivos. Esto es la expresión práctica de que se están usando bien los recursos que la empresa posee.

Otra regla que ustedes ven y que es muy importante es la integridad. La empresa ha fijado una norma clara de respeto a las normas éticas y legales de cada país, rendición de cuentas, consistencia entre palabras y acciones, se nos pide que no digamos cosas si después no las vamos a cumplir. Actuar con coraje tomando decisiones éticas, si nos piden algo indebido como vender cemento a un ente público-privado, nosotros preferimos perder el negocio antes que cumplir con esas exigencias indebidas. También tenemos un código de conducta con las leyes locales que obviamente los tenemos que cumplir y los principios éticos generales que todos conocemos.

Otro aspecto que se nos da como norma para la conducción de la empresa, es el compromiso con la sustentabilidad. Nos interesa el medioambiente, cuidamos el medioambiente y creamos valor preservando el medioambiente. Por ejemplo, nosotros hacemos funcionar nuestros hornos con gas y con distintos combustibles pero también usamos productos desechados por otras industrias. En Córdoba, por ejemplo, quemamos las cáscaras de maní, los residuos de pintura y de la industria automotriz. Esto hace que se ahorre energía de otro tipo, gas natural o distintos derivados del petróleo y, al mismo tiempo, ayudamos a preservar el medioambiente.

Por supuesto que le cobramos a las empresas automotrices por sacarles sus residuos. De hecho, en muchas empresas de Holcim tenemos un balance energético positivo, es decir, ganamos plata con la energía que consumimos. Tratamos de ofrecer soluciones que sean sostenibles tanto para nuestros clientes como para la empresa en sí misma.

Algo muy importante es el cuidado y respeto por las personas, apertura e inclusión. Tratamos de respetar a las personas bajo todos los medios, a nuestros colaboradores. Tratamos de inspirar su desarrollo, su crecimiento, de darles cursos y tratamos de que no se tomen decisiones arriba si se pueden tomar abajo. Reconocemos y recompensamos nuestra gente, somos muy cuidadosos en recompensar el buen trabajo. Nos ocupamos también del sub desempeño, no somos tolerantes con la gente que no funciona, hemos tenido que sacar gente en distintos niveles de nuestra empresa porque no respetaban estas normas, por ejemplo. Aceptamos la diversidad, nos preocupa mucho que en la empresa existan mujeres, que están sub representadas, nos preocupa que existan personas de distintas razas, religiones, etc.

Este es el panorama global. Ahora, a nivel local, nosotros tenemos obviamente que trabajar en el marco de estas instrucciones, estas guías. Es por esto que tenemos una gerencia regional que se ocupa de una serie de países de América del Sur y tenemos un Gerente General que maneja los negocios diarios de la empresa.

El directorio de la empresa está compuesto por directores independientes y directores no independientes. Los directores no independientes son obviamente parte del cuerpo gerencial, mientras que los directores independientes tienen un rol preponderante como asesores y consejeros en la aplicación de las políticas de la casa matriz a las circunstancias locales y actúan dentro del marco jurídico local y son responsables frente a todos los accionistas. Esto es muy importante, no solo ante los accionistas controlantes sino también ante los accionistas minoritarios que, entre la ANSeS y la Bolsa, flota más o menos el 20% de las acciones.

Por supuesto, los directores independientes, si hay desvíos que no son corregidos a nivel de la gerencia local, debemos hablar con el gerente regional y, en todo caso, debemos hablar a niveles superiores.

Como Presidente del directorio tengo una estrecha relación con el CEO, con el gerente local y además con el gerente regional. También en casos hablo con los directores sobre temas específicos que resulta necesario conversar. En el vínculo y unión entre la gerencia local y el directorio, el rol del presidente es muy importante.

También tenemos un comité de auditoría que tiene un rol muy importante. Se reúne periódicamente de acuerdo con la legislación local y también siguiendo las normas de la legislación suiza, que van más allá de la legislación local. El comité de auditoria tiene plenos poderes para averiguar cualquier circunstancia que necesite averiguar, de tipo financiero o no, y se reúne, como les decía, periódicamente. Es muy interesante decir que en el comité de auditoria hay dos directores independientes y un director no independiente, que es el CEO de la compañía. Es decir, la mayoría del comité está integrada por directores independientes.

Para finalizar me gustaría hablar de compliance que creo que es un tema muy importante. Holcim ya tenía su programa de compliance cuando se unió con la francesa Lafarce. Ahora, se ha creado un sistema que reúne las dos escuelas. Lafarce no tenía tanta fuerza de compliance; Holcim, mucho más. Holcim, al ser una empresa suiza, está cerca de la mentalidad alemana y la propia mentalidad suiza que es muy exigente y rigurosa en el cumplimiento de las normas.

Los programas de compliance que tenemos procuran prevenir, detectar y remediar las malas prácticas corporativas. El presidente, los directores y el senior management son quienes, dentro de este programa, dan la tónica de la empresa y, por supuesto, estan muy comprometidos con estos programas. El compromiso del directorio con las buenas prácticas corporativas permite el desarrollo de un ambiente de transparencia proclive a la creación de valor. El famoso doing well, doing good  o “hacer bien paga”, lo creemos profundamente. Es decir, la buena conducta, a la larga, es redituable. Puede ser que perdamos algún negocio porque no queremos participar de cosas que no nos gustan o están fuera de nuestros programas éticos, pero a la larga eso crea valor, le da transparencia a la empresa, le da fuerza corporativa. El directorio tiene que estar perfectamente identificado con este tema porque eso le da un ejemplo que llega hasta las personas que hacen entrar los camiones en la planta y ahí somos muy duros en ese aspecto.

Por supuesto tenemos una línea de denuncias habilitada para que cualquier stakeholder presente una denuncia, la que funciona activamente. Puede ser un obrero, un empleado, un cliente, un proveedor o un inversionista. Es una línea que funciona a través de un teléfono anónimo. El sistema de mail y estas cosas se observan con seriedad. Las denuncias las recibe un auditor en Brasil que después las pasa a la Argentina, se ven y se reportan al comité de auditoría. Se toman medidas, por supuesto, hay medidas que las toma el personal gerencial y hay medidas que las toma el directorio.

Para concluir, Holcim considera como valores de máxima importancia la transparencia, la integridad y la conducta ética. Estos valores aplicados a cada decisión que tomamos en la marcha de los negocios a la exactitud con la que se prepara cada informe que se presenta a las autoridades, a la profesionalidad con la que se elabora los estados financieros y en general a la responsabilidad y seriedad de todos los informes internos, estamos convencidos de que crean valor para la empresa, para sus accionistas y para todos sus stakeholders.

Muchas gracias.